LUCAS LABADD: «EL BUEN TRABAJO SE APRECIA CUANDO SE HACE EN EQUIPO».

El Gerente General de Boca Juniors conversó con nosotros acerca de la importancia de la gestión en el manejo de una institución deportiva. 


LIMA, 6 Abr. 17 / 5:00 p.m. (FPF).-Lucas Labbad, gerente general del Club Atlético Boca Juniors fue uno de los expositores del Segundo Congreso de Gestión Deportiva #SportBizPerú 2017, llevado a cabo el pasado 5 de abril en la Cámara de Comercio de Lima CCL organizado por la Escuela de Negocios de la Universidad de San Martín de Porres USMP y el Centro Internacional de Estudios del Deporte CIES.

El dirigente lleva 6 años al frente del club argentino, el cual cuenta con 18 millones de hinchas (solo en ese país), 180,000 socios y 5 millones de seguidores en plataformas digitales. Actualmente, el Club Atlético Boca Juniors se maneja como una empresa rentable destacando la labor de Lucas Labbad en el tema publicitario así como en la identificación de marca, convirtiendo a esta institución como una de los más importantes del continente.

¿Está cambiando el enfoque de la gestión en el fútbol de lo deportivo hacia lo administrativo?
«Yo creo que no puede existir lo primero sin lo segundo, son partes que se complementan. Obviamente que lo que se muestra es el resultado deportivo, pero para lograr objetivos a largo plazo es fundamental ambos vayan de la mano. Teniendo en cuenta cuales son los roles y cuales son las funciones de cada uno. Todos trabajamos para que el fin de semana se presente el partido y ganemos. Culmina con ese ganemos.

¿Y cuándo no se gana?
«A veces cuando no se gana, por más que tengas muchas cosas bien hechas, no se puede llegar a ver el producto terminado. Vivimos en una sociedad exitista y trabajamos en un contexto donde el éxito se busca permanentemente».

¿Cuál es el módelo Boca y a qué apunta?
«Apuntamos a que cada uno haga bien su parte. Creemos mucho en el concepto de las sinergias y entendemos que si se hacen bien las cosas, dentro de un buen trabajo en equipo, todo se puede lograr. El trabajo en el día a dia en Boca se basa en que cada uno de nuestros equipos trate de ser eficiente y optimizar lo máximo posible su gestión. Pero al mismo tiempo, sin olvidar que el área de al lado tiene que empujar de la misma manera. Si yo tengo un área que anda muy bien, pero otras que andan muy mal es lo mismo que nada. El buen trabajo se aprecia cuando se hace en equipo».

¿En tu experiencia en Boca, te ha tocado lidiar con objetivos que chocan el uno con el otro?
«Yo no diría que chocan. Lo suele ocurrir es que uno se tiene priorizar objetivos, o concentrar fuerzas e invertir. Capaz que yo tengo que formarme bien futbolísticamente para el año que viene jugar estas copas. Bueno, para ello necesito que todas las áreas concentren sus esfuerzos para llegar a esa meta. Los objetivos no choca, para mi convergen. Lo que hay que hacer es buscar la mejor ecuación para que eso se pueda dar.

¿Cuales son los retos que se plantea Boca de cara al futuro?
«Seguir en el tope de los clubes del mundo, crecer mucho más para jugar más competiciones internacionales porque eso te da la apertura para salir a otros mercados, fortalecer los procesos internos y tener más inversiones de largo plazo. Creo que esas son las variables con las que estamos jugando. Hacerse fuerte no significa ser el mejor club de argentina o el club más conocido de Sudamérica. Hacerse también significa crear buenas bases, tener un buen plantel, tener unas divisiones juveniles de categoría, tener una gestión ordenada y sana. Lo lindo de alcanzar tus objetivos con bases sólidas es que probablemente al año siguiente lo vuelvas a hacer».

¿Si tomamos a Boca como un caso de éxito, qué pueden aprender o imitar otros clubes dentro del contexto latinoamericano?
«Muchas veces he escuchado el paradigma de que como Boca tiene todo lo que lo acompaña, entonces es más fácil. No es así. Cuando tienes mucho, también tienes problemas y exigencias de mucho calibre. Entonces, no es una cuestión de que porque eres un club grande y tienes muchos aficionados te va a ir bien, pasa más por manejar mejor tus recursos y ser eficientes. Gracias a Boca he tenido la suerte de conocer distintos clubes de fútbol en distintos países. Algunos de ellos impresionan porque llegan a un tope de seguidores y saben que no van a superar ese tope, pero cuentan con instalaciones deportivas muchísimo mejor que muchos clubes llamados grandes».

¿Y cuál es la clave para alcanzar ese nivel de eficiencia al que haces referencia?
«Es un poco de todo lo que te venía comentando previamente: Tener buenas instalaciones, buenas divisiones inferiores, tener un equipo sano, tener deudas sanas, balances sanos, buenos recursos humanos, tener gente que quiera ir a trabajar todos los días, tener una conducción y una dirigencia noble que puje por los mismos objetivos. Esas son las distintas capas que hacen que estés más arriba. Por eso creo que con trabajo en equipo y eficiencia se puede llegar, desde cualquier país en el que se juegue al fútbol, a ser un gran club».

En tu experiencia en Boca te debe haber tocado lidiar con las dos caras de la moneda: el éxito y el fracaso. Cuál es el secreto para mantener el rumbo independientemente del resultado final?
«Dentro del éxito deportivo hay una parte que no se puede controlar que es la suerte. Podemos controlar muchas cosas, pero de repente hay un equipo que ese día tuvo más suerte o nosotros tuvimos un mal día porque si estuviese todo dicho en el deporte se jugaría con handicap. Independientemente de eso hay que estar preparados para el éxito. Tenemos preparados para salir primeros, pero si no salimos primeros igual tenemos que estar ahí. Porque el día que salgamos primeros vamos a vender más camisetas, vamos a tener muchos más seguidores, vamos a tener hinchas contentos y eso representa mayores oportunidades de negocio. Cuando trabajas bien, todas esas cosas hacen que tu éxito se duplique y obtengas éxito deportivo y éxito a nivel de gestión».

¿Y qué tan importante es reinventarse dentro del éxito?
«Esa es una buena consulta porque si te va bien porque tuviste suerte y ganaste porque todos los que están debajo tuyo perdieron, pero no acompañas ese éxito deportivo con una buena gestión, ese éxito es lo más parecido a los fuegos artificiales. Esos que revientan y fueron muy lindos pero duraron muy poquito. Tienes que contar con una estrategia en la que trabajas siempre para ganar, pero así no te toque el éxito deportivo debes tener tus fuerzas preparadas».

¿Qué consejo le darías a aquellos que están inmersos en el mundo de la gestión deportiva o ven en esta un ámbito adecuado para desarrollarse profesionalmente?
Algo que siempre tengo en la cabeza desde uno de mis primeros trabajos es tratar de ser lo más profesional posible y ganar por escándalo de conocimiento. A mi esa frase se me quedó grabado y significa que si uno cree que sabe debe saber más porque probablemente no sepas nada. Si crees que estás arriba mejora, porque puedes estar mucho mejor. El deporte y especialmente el fútbol necesita de buenos profesionales, que sean inteligentes, honestos y que tengan valores. A mi me gusta que cuando uno me gana me gane por goleada. Y si yo tengo que ganar, me encanta ganar por goleada. Así que mi consejo sería ese: ganen por escándalo de conocimiento.